(c)- prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin la autorización expresa de su autor- Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.



Para ver las fotografías en mayor tamaño sólo tienes que clickar sobre ellas.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Mantis Religiosa.

La mantis religiosa (Mantis religiosa), también llamada santateresa, tatadiós, campamocha, mamboretá, cerbatana, usamico, comepiojos o matapiojos.
En comparación con otros insectos, su tamaño es mediano, posee un tórax largo y unas antenas delgadas. Tiene unos grandes ojos compuestos en la cabeza la cual puede girar hasta 180º y tres ojos sencillos entre los ojos compuestos. Sus patas anteriores, que mantiene recogidas ante la cabeza en actitud orante, están provistas de fuertes espinas para sujetar las presas de que se alimenta. Es voraz y muy común en lugares cálidos. Las hembras son mayores que los machos, lo que puede provocar problemas cuando se aparean.
En la época de apareamiento la mantis hembra emite feromonas, atrayendo al macho y en esta época cuando sucede el único momento en la que los machos y hembras se reúnen. Durante este periodo las hembras se vuelven muy agresivas y acaban por comerse a su compañero durante o después del apareamiento empezando por la cabeza, aunque este comportamiento está bastante mitificado, ya que, si bien se da con frecuencia en cautiverio, es raro en libertad. La cópula dura 2 horas.

4 comentarios:

Dejemonos sorprender dijo...

Muy bellas imágenes de esta mantis, es un insecto muy interesante.. aquí hay bastantes también. ah y además son muy benéficas..
Saludos

Lito dijo...

Las mantis son insectos que me inspiran respeto pensando en su fama. Por aquí, el norte, también las hay, pero más verdosas, como el entorno.
Saludos.

Luis dijo...

Un insecto que por su fama ha logrado que los hombres hablen poco de él, pero es interesante y bello.
Unas fotos que dejan ver un buen trabajo.
Saludos

Jota Ele dijo...

Tienen mala "prensa" las mantis pero, efectivamente, son beneficiosas.

Dos grandes fotografías, sobre todo la primera que me encanta.

Saludos.