(c)- prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin la autorización expresa de su autor- Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.



Para ver las fotografías en mayor tamaño sólo tienes que clickar sobre ellas.

martes, 8 de marzo de 2011

No lleves flores a mi tumba.

No lleves flores a mi tumba,
en el plenilunio de mi muerte,
no las quiero sobre un mármol
que se marchiten con el frío.

Dámelas en vida, con su frescura,
mientras tenga la paz que ansío,
pues es la vida con su ternura
la que bendigo,
no su sepultura.

No quiero la soledad en mi ocaso
ni contar los días de un calendario,
quiero el bullicio de la gente
sus visitas y sus risas,
sus carnavaladas y chirigotas.

No me pongas epitafios rimbombantes,
solo unos bonitos versos vitales,
que declaren mi estilo de vida bohemia
libre e inconformista,
que disfrutaba del minuto de cada día.

Sabes que no le temo a la muerte,
es lo único cierto de esta puñetera vida,
por eso la recibiré con paz y sosiego
como al ser más apreciado,
como al mejor y más sincero amigo.

Por todo esto y más,
no lleves flores a mi tumba,
allí solo queda el traje gastado...
muy gastado de esta encarnación.

Reducido a polvo y cenizas,
lo que en su día fue...
un ser vivo, cautivo en este mundo
de riquezas y miserias....
de alegrías y tristezas.

No lleves flores a mi tumba,
dámelas en vida,
traen mejor suerte.


Poesia: http://poesiasdeemuletero.blogspot.com/2009/11/no-lleves-flores-mi-tumba.html

6 comentarios:

MiMundo dijo...

...esas palabras me han emocionado, es cierto, mejor dar los cariños en vida, sin lugar a dudas...hermosas amapolas...un abrazo...

luis dijo...

Imagenes preciosas para un texto que emociona.
Saludos amigo

Montse dijo...

El hibiscus presta una imagen fantástica a ese poema.

Petonets!

Enrique G.A. dijo...

La lluvia le dijo al viento: Empuja tú que yo azoto y tánto hirieron el soto que de las flores altivas, doblegadas pero vivas, yo sentía el sufrimiento. Robert Frost
Saludos

Lito dijo...

Unas fotografías muy apropiadas para unas delicadas palabras que piden poder disfrutar de una belleza efímera de unas flores preciosas.
Un abrazo.

Remei dijo...

Me quedo en tu espacio...me parece genial lo que ves..y lo que escribes.
Saludos